Las gambas al ajillo es un entrante ligero y tentador que, ademas, resulta muy adecuado cuando se prepara en momentos de apuro, sepa que cuanto más rápido trabaje, mejores seran los resultados, así las gambas no tendrán tiempo de modificar su textura.

Ingredientes:

  • 6 dientes de ajo
  • 3/4 de taza de aceite
  • 2 tazas de gambas limpias
  • 1 cucharada de pimentón picante
  • 2 cucharadas de coñac
  • 1 cucharada de pimentón dulce
  • 1/4 de taza de vino blanco seco
  • Sal al gusto
  • 1 cucharada de perejil picado
  • Rebanadas de pan tostado para acompañar (opcional)

Utensilios:

  • Sartén
  • Prensa-ajos
  • Tabla para picar y cuchillo
  • Cucharas (de madera y común)
  • Salero
  • Taza de 1/4 de litro o medidor
  • Bol pequeño
  • 6 cazuelitas

 

Pele los ajos y tritúrelos con el prensa-ajos. Caliente el aceite en una sartén y rehoguelos, pero sin dejar que se doren. Incorpore a la sartén las gambas, el pimentón picante y el laurel.

Saltéelo unos segundos mientras revuelve con la cuchara de madera. Agregue el coñac y deje que el fuego del fogón lo incendie, también lo puede prender con una cerilla. Disuelva el pimentón dulce en el vino blanco.

Añada el vino, baje la llama y deje hervír a fuego vivo y destapado 5 minutos, hasta que el alcohol se evapore y solo quede el buqué. Pruébelo y añada sal si es necesario.

Reparta la preparación en cazuelitas y espolvoree con el perejil, acompañelo con pequeños rectángulos de pan tostado.